El asiento central trasero

Investigadores de la Universidad de Buffalo han analizado accidentes de tráfico ocurridos entre 2000-2003 buscando alguna relación entre las heridas de los pasajeros y su ubicación en el vehículo. Se han hechos dos análisis:

  • Para comparar el asiento del copiloto con el trasero central. Resultando el asiento trasero central entre un 56 y un 86% más seguro. En los accidentes estudiados hubo involucrados más de 27000 pasajeros.
  • Para comparar los asientos de las ventanillas con el central. Resultando el asiento central un 25% más seguro que los de ventanilla. En estos accidentes se vieron implicados mas de 33000 pasajeros.

También se extraen conclusiones sobre el uso del cinturón de seguridad. Sólo la mitad lo llevaba, resultando gravemente heridos el 15%., el porcentaje de heridos graves entre la otra mitad es del 33%.

El asiento central es más seguro por dos motivos:

  • El espacio entre el pasajero central y los puntos de impacto,y los acompañantes, actúan absorbiendo la energía del choque.
  • Durante las “vueltas de campana” las fuerzas de rotación son menores en el asiento central al estar más cerca del eje de rotación.

Y sin embargo, es el asiento más impopular.

¿Y si separamos la orina del resto de aguas residuales?

Un estudio realizado en la Universidad de Delft (Paises Bajos) pone de manifiesto que tratar de manera separada la orina del resto de aguas residuales puede ser interesante tanto desde el punto de vista medioambiental como del económico.

La orina supone menos del 1% de la cantidad pero el 50-80% de los nutrientes de las aguas residuales. La planta de tratamiento para la orina sería más complicada pero bastante más pequeña que la planta que trataría el resto del efluente.

El tratamiento separado para la orina permitiría una mejor separación de los fosfatos y el nitrógeno, que podrían ser vendidos como materia prima a otras industrias. Esto iría acompañado de ahorros en la construcción y el consumo de energía. Según el estudio, si el 50% de la orina se tratase por separado, se ahorraría un 25% de la energía.

Los cambios empezarían en nuestros cuartos de baño, en los que habría que poner urinarios, ya disponibles comercialmente, y se almacenaría en envases comunitarios que la empresa encargada de la gestión de las aguas residuales recogería periódicamente. Separaríamos el papel, el vidrio, los plásticos y ahora la orina.

Mejoras en las ventanas inteligentes

Las denominadas “ventanas ópticas inteligentes (VOI)” están equipadas con cristales  a los que se les puede hacer variar su transparencia a voluntad.

Estos cristales se fabrican depositando varias capas de distintos materiales sobre la superficie del vidrio. Aplicando sobre estas capas diversos estímulos, un potencial eléctrico o una carga de hidrógeno, se puede convertir un cristal transparente en reflectante u opaco.

Un equipo del CSIC ha participado en un estudio del que se concluye que utilizando níquel, se obtienen recubrimientos en estos cristales más duraderos y económicos que los obtenidos con paladio.

Estas ventanas tienen un prometedor futuro en automóviles y en la construcción. Estas ventanas harán innecesarias las cortinas.

¿Cómo funcionan las VOI? (en inglés)

Mars Reconnaissance Orbiter: ajustando la órbita en torno a Marte

La sonda espacial de la NASA Mars Reconnaissance Orbiter prosigue modificando su órbita progresivamente mediante el método de aerofrenado, mientras los científicos e ingenieros del JPL preparan su instrumental para comenzar a obtener información científica tan pronto sea posible. En la actualidad el orbitador marciano ya ha llevado a cabo la mitad de las operaciones necesarias para ajustar sus parámetros orbitales, un proceso de 23 semanas que ha de controlarse día a día.

 «Las órbitas cada vez se van haciendo más pequeñas. Hemos completado aproximadamente 80 y aún nos faltan 400, pero la velocidad de va incrementando conforme nos acercamos al final del proceso.» -explica Dan Johnston, responsable de la misión. Inicialmente la MRO se encontraba a una distancia máxima de 45 000 km, la cual se ha reducido hasta los 20 000 km en este tiempo, empleando la atmósfera del planeta como sistema de frenado para ir reduciendo progresivamente su altitud. «El mayor desafío dentro de estas operaciones es la variabilidad atmosférica marciana. No es infrecuente obtener cambio del 35% en las condiciones atmosféricas de una pasada a otra consecutiva. Necesitamos monitorizar cada una de estas operaciones de aerofrenado para estar preparados por si tenemos que modificar la altitud por motivos de seguridad

 Además de las atenciones diarias que requiere esta sonda espacial, los controladores de la misión están comenzando a hacer uso de los componentes del vehículo para controlar las maniobras de aerofrenado que éste misma realiza durante cada órbita. Cuando el orbitador está más lejos de la atmósfera, reorienta su antena hacia la Tierra y sus paneles solares hacia el Sol. Pasado un tiempo determinado, éste sitúa los paneles solares en una configuración determinada de tal manera que produzcan cierto rozamiento con la atmósfera marciana y se pueda llevar a cabo la maniobra de aerofrenado. De esta forma, la sonda es capaz de calcular el tiempo necesario que debe permanecer en esta configuración de aerofrenado y los momentos en los que debe reorientarse. Este sistema, que los responsables de la misión han denominado “estimador de tiempo de periapsis” lleva operativo en la propia sonda desde mayo. Se trata de una innovación muy útil para este tipo de misiones espaciales, pues en orbitadores anteriores todo este trabajo debía hacerse muy coordinadamente desde la Tierra, enviando las órdenes a la nave. Ahora la propia MRO puede llevar a cabo la tarea por si misma. La estrategia en su conjunto (aerofrenado y coordinación propia de la sonda) permite ahorrar mucho combustible a la nave, alargando sustancialmente su vida útil.

 La fase actual de aerofrenado de la Mars Reconnaissance Orbiter comenzó a finales de marzo cuando el vehículo orbital recorría una órbita muy elongada de 35 horas. Esta fase finalizará en septiembre, una vez la nave se haya zambullido ligeramente unas cientos de veces en la atmósfera del Planeta Rojo y su órbita sea prácticamente circular. Una vez hecho esto, se llevarán a cabo unos pocos encendidos del motor principal para orientar el vehículo con precisión y posteriormente se desplegará la antena principal de la nave y el radar, para acto seguido desacoplar los sistemas protectores de las lentes del espectrómetros situado a bordo. Cuando esto haya tenido lugar, en octubre de 2006, el planeta Marte se encontrará situado justo detrás del Sol, con lo cual será necesario esperar unos pocos días antes de iniciar la actividad científica. Una vez pasado este periodo de tiempo, la MRO comenzará a enviar a la Tierra datos y fotografías con un detalle nunca observado anteriormente desde la órbita.

 Reproducido con permiso de www.astroenlazador.com

Más información:
http://www.nasa.gov/mission_pages/MRO/news/mro-20060619.html

Página principal de la Mars Reconnaissance Orbiter:
http://mars.jpl.nasa.gov/mro/

Los teléfonos cambian, pero las adolescentes no

Los teléfonos han cambiado, de ser unos tristes aparatos anclados en la pared se han convertido en unos aparatitos de divertidos colores que se llevan en el bolsillo del pantalón preparados para sonar en el momento más inoportuno.

Sin embargo un estudio realizado por la Universidad de Alberta (Canadá) ha puesto de manifiesto que el cambio en la forma del aparato no ha significado un cambio en su uso. Los investigadores mostraron a un grupo de chicas adolescentes de entre 14 y 17 años los anuncios publicados  en revistas de los años 60 por una compañía telefónica.  Las encuestadas se sintieron identificadas con  las imágenes que vieron en los anuncios de hace 40 años, en los que sus madres utilizaban el teléfono para ayudarse en los deberes y para hablar de chicos.

Otra conclusión del estudio es que mientras que la publicidad resalta la libertad que un móvil aporta al usuario, la mayoría de las adolescentes reconoce que sus padres le dieron el móvil para tenerlas controladas.  Aunque también reconocen que no siempre dicen toda la verdad sobre donde se encuentran y que a veces no contestan a las llamadas de los padres. Estas “mentirijillas” son algo con lo que cuentan los padres al preguntar, pero que tiene solución, puesto que las compañías ofrecen el servicio de localización del terminal a un precio que más de un padre puede considerar razonable.

El 70% del profesorado titular universitario obtiene su plaza como único candidato

  • Los datos provienen de una encuesta por correo realizada entre 2004 y 2005 a más de 2.500 investigadores funcionarios
  • El 56% de los profesores ganó su oposición sin haber tenido antes una experiencia posdoctoral en el extranjero

Madrid, 19 de junio, 2006 El 70% de los profesores titulares de universidad que obtuvieron su plaza en España entre 1997 y 2001 se presentaron al concurso como candidato único. El 56% no había tenido ninguna experiencia posdoctoral en el extranjero en el momento de ganar la oposición. El 96% trabajaba ya en el centro donde obtuvo la plaza de funcionario. Los datos pertenecen a un estudio sobre trayectorias profesionales de profesores e investigadores funcionarios, realizado por un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
 
La investigación, dirigida por Laura Cruz Castro, con la colaboración de Luis Sanz Menéndez y Jaime Aja, todos ellos investigadores  de la Unidad de Políticas Comparadas del CSIC, parte de una encuesta por correo realizada entre noviembre de 2004 y junio de 2005 a un total de 2.588 investigadores funcionarios, de los cuales 2.350 eran profesores titulares de universidad. Los investigadores del CSIC destacan como conclusiones más preocupantes del informe la escasa competencia existente para el acceso a la condición de funcionario universitario y la limitada movilidad geográfica del profesorado [ver datos de la encuesta al final de esta nota].

En el periodo de acceso analizado (1997-2001) obtuvieron plaza de profesor titular en las universidades públicas españolas un total de 7.660 candidatos, lo que supuso un aumento del 39% respecto a la tendencia precedente. El trabajo se detiene en 2001 porque, según sus autores, la fecha marcó el inicio del proceso de convocatoria masiva de plazas universitarias que anticipó la puesta en marcha de la Ley Orgánica de Universidades. “Se ha hecho [limitar la encuesta a los contratados antes de 2001] para evitar que la inclusión de este proceso coyuntural y anormal pudiese desvirtuar la validez de los datos”, señala su responsable.
 
MÍNIMA COMPETENCIA Y ESCASA MOVILIDAD
 
La mínima competencia por las plazas y la falta de movilidad exterior de los profesores titulares son para los autores los datos más alarmantes de la encuesta. Respecto al acceso, subrayan que el 70% de los titulares ganó su oposición sin competencia, que el 56% se presentaba por primera vez, o que el 71% se había doctorado en el mismo centro donde obtuvo la plaza.
 
El momento del primer contrato en la universidad en la que se obtiene luego la plaza se situó entre los encuestados en torno a los 28 años, antes incluso de finalizar la tesis doctoral. La plaza de profesor funcionario la obtuvieron, de media, a los 37 años.
 
En cuanto a la falta de movilidad internacional, es un déficit que se repite a lo largo de todas las etapas de la carrera académica. Así, el 56% de los encuestados no había realizado ninguna estancia en el extranjero durante su etapa posdoctoral (entre la presentación de la tesis y la obtención de la plaza). Tras alcanzar el estatus de funcionario, la movilidad desciende aún más, y son el 80% los que no realizan estancias en el extranjero.
 
El estudio destaca en relación al reparto por sexos que el 63% de los que consiguieron la plaza de profesor funcionario en el decenio 1985-1995 fueron hombres. Las mujeres son todavía minoría en todas las áreas científicas, aunque su presencia es mayor en ciencias sociales, ciencias humanas y ciencias biológicas y médicas.

Reproducción de la nota de presa del CSIC

Nuevo tipo de vidrio anti-ultravioleta

David Levy, investigador del Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid (CSIC) es el director de un proyecto de investigación que ha llevado a la fabricación de un vidrio que absorbe los rayos ultravioleta sin perder la transparencia ni resistencia de un vidrio normal, aún siendo más delgado.

Esta propiedad lo hace muy interesante para ser empleado en la protección de obras de artes en museos. Estas obras son muy sensibles a los rayos ultravioletas y el empleo de esta nueva generación de cristales permitirá conjugar la protección de la obra con una buena visibilidad de la misma.

Este vidrio se prepara a baja temperatura, 25 ºC, utilizando una técnica desarrollada por el propio Levy en 1984. El vidrio es de gran porosidad y en esos poros (10-500 nanómetros de diámetro) quedan encerradas las moléculas orgánicas encargadas de eliminar la radiación ultravioleta.