Plutón deja de ser considerado un planeta.

Pues parece que al final se ha adoptado una definición de planeta que deja fuera a Plutón. De manera que desde hoy son 8 los planetas del Sistema Solar. Por lo que se leía en la prensa hace unos días parecía claro que el resultado de la asamblea iba a ser diferente.

Se han definido tres categorías (planeta, planeta enano y resto de objetos) en la que se clasifican todos los objetos que puedan encontrarse en el Sistema Solar. Plutón pasa de la categoría de planeta a la de planeta enano. ¡Ojo!, que los planetas enanos NO son una subcategoría de planeta.

Las resoluciones de la Unión Astronómica Internacional están muy bien explicadas en el blog de Victor R. Ruiz y en el de Javier Armentia.

Advertisements

Un tercio de los norteamericanos no creen en la evolución de las especies.

Un tercio de los norteamericanos no creen en la evolución de las especies, un porcentaje bastante mayor que el registrado en Europa occidental o Japón; por ejemplo en Francia el 80% de la población aceptan la evolución y en Japón un 78%. (Estos datos están referidos a la población adulta).

La investigación ha sido realizado por Jon D. Miller de la Michigan State University, que achaca los datos a dos factores:

  • La influencia de la religión
  • La politización que en los Estados Unidos ha tenido esta discusión.

Más información:

Una nueva definición de planeta

La Unión Astronómica Internacional se reune estos días en Praga, la decisión más esperada de esta reunión es la nueva definición de planeta. Si se aprueba la propuesta que presenta una comisión, que ha estado trabajando durante 2 años, los planetas del Sistema Solar pasarán de ser 9 a ser 12.Esto no significa que tres nuevos objetos hayan sido descubiertos recientemente, sino que hasta ahora no gozaban de la consideración de planetas.

Alrededor de El Sol orbitan multitud de objetos de los cuales sólo 9 eran definidos como planetas. La nueva definición de planeta, si se aprueba el borrador de la comisión, será:

Planeta es todo aquel cuerpo celeste cuya gravedad le haya dado forma cuasiesférica, esto supone masa superior a 5 x 1020 kg y diámetro superior a 800 km, y que orbite alrededor de una estrella.

Esta nueva definición elevará a la categoría de planeta a tres cuerpos no considerados como tales hasta ahora: Ceres (asteroide situado entre Marte y Júpiter), Caronte (satélite de Plutón) y 2003 UB 313 (asteroide situado más allá de Plutón). En un futuro más o menos próximo podrán incorporarse nuevos objetos.

Así mismo se denominará pluton a todo objeto que orbite más alla de Neptuno.

Más información:
Por la boca muere el pez

Hacia los biordenadores

No se trata de que en un futuro más o menos lejano los ordenadores deban ser alimentados con pienso o paseados diariamente para que hagan sus necesidades, sino de que ciertas biomoléculas desarrollan su actividad siguiendo unas pautas que se parecen mucho a las que debe seguir la máquina de cómputo universal concebida por Alan Turing en 1936.

La máquina de Turing era una máquina conceptual, él no pensaba ni en cables, ni en válvulas, ni en diodos; aunque para nosotros ordenador sea sinónimo de microcircuitos y microprocesadores. Cuando años más tarde, se descubrió el mecanismo que emplea el ARN para “leer” la información codificada en el ADN y se vió la similitud que guarda con el proceso conceptual de la máquina de Turing, se empezó a pensar en la posibilidad de diseñar computadores biomoleculares.

En el número 358 (julio 2006) de la revista Investigación y Ciencia, Ehud Shapiro y Yaakov Benenson describen en un artículo sus investigaciones sobre computadores de ADN. Han conseguido crear una biomolécula capaz de detectar los síntomas moleculares de ciertos cánceres y reaccionar emitiendo una molécula terapéutica.

Por ahora sólo se ha experimentado en tubos de ensayo, enfrentando el biocomputador a diferentes concentraciones de ARN y ADN, el próximo paso es reproducir el experimento dentro de una célula y estudiar como interaccionan el biocomputador y la célula.

Y para más adelante los estudios dentro de organismos.

Más información:

Biocomputadoras contra el cáncer (BBC Mundo.com)