El Yeti y otros bichos, ¡Vaya timo!

Serpientes marinas gigantes, pulpos con masas calculadas en toneladas, misteriosos marsupiales, hombres de Neandertal y otros homínidos salvajes, perezosos gigantes, monstruos acuáticos, brontosaurios, pterosaurios, mamuts… Un cajón de sastre borgiano donde cabe todo tipo de bichos raros. En 1986, Bernard Heuvelmans, el inventor del término criptozoología («estudio de los animales ocultos») puso un poco de orden en el mundo de esos seres «escondidos» y redactó una lista —que sigue creciendo— en la que incluyó a todos los anteriores más otros como el el chupacabras, el monstruo del Lago Ness y el abominable hombre de las nieves. Desde luego, nunca tendremos una buena fotografía de ninguno de ellos. Como siempre, las fotos saldrán borrosas por culpa de la humedad de las lentes, o al fotógrafo se le caerá la cámara en medio de un río lleno de hipopótamos, o se la robará un travieso monito…

«La vida está llena de creencias cuya única base sólida es la superchería, la fe o el saber oral. Creencias tan arraigadas que se asumen como verdaderas cuando no son más que timos. Pero si la gente se pusiera a pensar o a reflexionar sobre aquello que cree como cierto, descubriría que está en un error. Ésos son los objetivos de esta colección, ‘¡Vaya timo!’, a cargo de especialistas en cada una de las disciplinas. Una manera de denunciar y desenmascarar algunos hechos que tergiversan la realidad y desinforman a la gente. Y una invitación a reflexionar» (Babelia, El País)

Carlos Chordá nació en Castellón en 1965 y vive en Tafalla, Navarra. En 1988 se licenció en Ciencias Biológicas en la Universidad de Navarra y en 1994 adquirió el título de doctor en el departamento de Hematología de esa Universidad. Desde 1996 desarrolla su labor como profesor de Biología y Geología, Física, Química y Matemáticas en la etapa de Secundaria en el colegio de las Escuelas Pías de Tafalla, donde ha encontrado su auténtica vocación. Su formación en investigación, su pasión por la lectura y, sobre todo, su actividad como docente le inspiraron su primer libro, Ciencia para Nicolás, publicado por Laetoli(2005), que pronto será traducido al italiano (en Il Saggiatore).

«Enseñar algo complicado como la hipótesis de Avogadro sin provocar los bostezos de los más jóvenes y prepararles para huir de la ‘pseudociencia’ es posible y lo propone el profesor Carlos Chordá en su libro Ciencia para Nicolás» (EFE).

«Una clase magistral» (Conocer la ciencia).

«Lo que Amador fue a la ética, Nicolás lo es a la ciencia» (Qué leer).

Si desea descargar una fotografía de Carlos Chordá, pinche aquí.
Si desea descargar la portada de este libro, pinche aquí.

136 páginas
ISBN: 978-84-935661-2-8
13,00 euros

Próximos títulos:

Carlos Tellería, La homeopatía ¡vaya timo!
Inés Rodríguez Hidalgo, La astrología ¡vaya timo!
Miguel Ángel Sabadell, El más allá ¡vaya timo!
Javier Armentia, El feng shui ¡vaya timo!

Nota de prensa de la editorial, cuando lo lea lo comento. espacio

La parasicología, ¡Vaya timo!

Tras más de 130 años de investigaciones, las pruebas científicas de la existencia de los llamados poderes mentales son las mismas que entonces: ninguna. Precisamente por ello, la parapsicología (que «investiga» supuestos fenómenos tales como la telepatía, la telequinesia o las psicofonías) se considera en la actualidad, sin ningún género de dudas, una pseudociencia. Para sentir una profunda admiración por la vida y sus misterios —afirma Carlos J. Álvarez en este libro— no necesitamos ir más allá de lo que realmente hace nuestro cerebro, de las complejísimas funciones que lleva a cabo y que empezamos a conocer con bastante precisión. En suma, por el trabajo de la ciencia. En este sentido, este libro no trata sólo sobre parapsicología, sino que también nos cuenta de forma amena cómo funcionan procesos psicológicos básicos como la percepción, la memoria, la intuición o el razonamiento.

«La vida está llena de creencias cuya única base sólida es la superchería,
la fe o el saber oral. Creencias tan arraigadas que se asumen como verdaderas cuando no son más que timos. Pero si la gente se pusiera a pensar o a reflexionar sobre aquello que cree como cierto, descubriría que está en un error. Ésos son los objetivos de esta colección, ‘¡Vaya timo!’, a cargo de especialistas en cada una de las disciplinas. Una manera de denunciar y desenmascarar algunos hechos que tergiversan la realidad y desinforman a la gente. Y una invitación a reflexionar» (Babelia, El País)

«Ha salido a la arena una colección valiente. Cuando las soplapolladas venden más que nunca, cuando los míseros códigos Da Vinci son best sellers, cuando la tontería ha invadido los escaparates de nuestras librerías, un puñado de quijotes lanza la colección ‘¡Vaya timo!’ […] ¿Qué esperas para comprarlos? Hagamos guerra a la tontería comprando los volúmenes que la editorial Laetoli se ha atrevido a publicar cuando lo que vende es lo contrario» (tiopetrus.blogia.com)

«Una colección imprescindible para que los mercaderes de lo oculto no nos den gato por liebre» (www.papelenblanco.com)

Carlos Javier Álvarez (Santa Cruz de Tenerife, 1966) es doctor en psicología y profesor titular de la Universidad de La Laguna. Su campo de investigación es la neurociencia cognitiva del lenguaje. Ha publicado numerosos trabajos en prestigiosas revistas científicas internacionales y colabora con equipos de investigación de Francia, Alemania y Australia, países en los que ha realizado estancias de investigación. Le interesa especialmente la divulgación de la ciencia y el análisis crítico de las pseudociencias. Es uno de los editores del libro Ciencia y pseudociencias: realidades y mitos (2004) y colabora habitualmente en prensa diaria, radio y televisión.

136 páginas
ISBN: 978-84-935661-3-5
13,00 euros

Nota de prensa de la editorial, cuando lo lea lo comento.

¿Pero qué es un meme?

Los hijos heredan la información genética de sus padres, la unidad básica de esa información recibe el nombre de gen. Pero los hijos heredan más cosas de sus padres, como son ideas, opiniones, costumbres, etc. La unidad básica de esa otra información es el meme.